viernes, 26 de junio de 2015

Mercenarios de ISIS entraron a Kobane para asesinar pobladores indefensos de la mano del ejército turco y la OTAN

Soldados turcos capturados en Kobane por las fuerzas de la autodefensa kurda, YPG/YPJ.
La liberación de Tal Abyad por las fuerzas de la autodefensa kurda, YPG/YPJ, significó la unificación de los cantones de Kobane y Cizire y la liquidación del principal acceso de ISIS hacia Turquía, por lo tanto la victoria más importante de la guerra contra las bandas fascistas armadas por el presidente turco, EE.UU. e Israel.

Este triunfo de pueblo de Rojava y del conjunto de Kurdist, provocó la reacción de los servicios secretos turcos, que organizaron un ataque violento contra la población civil de Kobane, desde su frontera, mediante la introducción de milicianos de ISIS camuflados con uniformes de YPG y soldados del ejército de Turquía. 

Esta agresión, que fue repelida por la milicia kurda instalada en Kobane, fue comentada por www.newrozeuskalkurduelkartea.wordpress.com, uno de los sitios solidarios con el pueblo kurdo:

Si la semana pasada el Comandante de las YPG, Redur Xelil admitía la posibilidad de que Kobane pudiera ser atacada de nuevo, la respuesta no se ha hecho esperar. ISIS ha perpetrado un ataque mortífero en la ciudad de Kobane, pero como no podía esperarse de otra forma, desde territorio turco.

Las evidencias ponen una vez más de manifiesto que el “califa” en la sombra tiene un nombre, Erdogan, de lo que se deduce que uno de los miembros activos de la OTAN, trabaja codo a codo con y por el Estado Islámico, o podría ser al contrario.

A continuación detallamos las declaraciones sobre dicho ataque remitido por la agencia de prensa de las YPG:

“En la madrugada del 25 de junio, terroristas de Daesh (ISIS) perpetraron dos ataques simultáneos en el norte y sur de la ciudad de Kobane, dichos ataques produjeron un gran número de víctimas civiles. Una explosión con coche bomba se produjo a las 4:40 de la madrugada (hora local en Kobane) en el paso fronterizo de Mursitpinar con Turquía.

Tras el atentado suicida los terroristas se dirigieron al barrio de Kaniya Kurda, al Centro de Médicos sin Fronteras, al Barrio Botan y a la Mezquita Reshad para llevar a cabo sus ataques. En este intento los atacantes iban vestidos con uniformes del Ejército Libre de Siria. Allí comenzaron a disparar a discrección sobre la población civil, la mayoría mujeres y niños.

Nuestras fuerzas acudieron rápidamente al lugar de los ataques y respondieron al fuego de los terroristas. Se produjeron enfrentamientos muy duros entre las Unidades de Defensa y los terroristas del ISIS. Nuestras tropas lograron rodear a los atacantes y pudimos neutralizarlos. Mientras se sucedían estos combates, los terroristas lanzaban otro ataque con coche bomba en el cruce Mursitpinar.

Al mismo tiempo, en el sur de Kobane, llevaron otro ataque hacia las 5:30 de la madrugada en los pueblos de Berxbatan, Zerik y la colina de Seve. Nuestros combatientes rechazaron de manera similar a los atacantes.

De acuerdo con las últimas informaciones 30 miembros del ISIS murieron en la operación. La cifra de muertes de civiles masacrados por los miembros del ISIS que se había infiltrado en Kobanê  ha aumentado a 42, mientras que el número de los heridos asciende a 55.

También se ha informado que miembros de ISIS llevavan puesto uniformes turcos, con el fin de pasar sin problemas a través de la frontera.

Miembros del ISIS vestidos con uniformes turcos, dentro de terrritorio de Kobane
Muchas son las evidencias que apuntan al gobierno del AKP como presunto co-organizador de dichos ataques.

El editor del periódico Gündem, Sedat Yilmaz, anunció que más de 100 periodistas de los medios de comunicación kurdos se encontraban en Kobane, mientras que solo la Agencia Anatolia (controlada por el AKP) pudo capturar el momento de la explosión. Sedat Yilmaz escribió en Twitter:

“¿Qué hacía la Agencia Anatolia observando la zona de los ataques a las 4:00 am?. Si la Agencia Anatolia no tiene cámaras fijas en ese punto en particular, ¿cómo puede ser que las imágenes recogidas sean tan nítidas y tan bien enfocadas sobre el blanco de los ataques?”. Hay quien afirma que dichas imágenes pudieron ser capturadas por cámaras de seguridad, Yilmaz responde:

“Yo les digo como periodista, que esas imágenes no son de una cámara de seguridad, están enfocadas y capturadas por una persona”.

Esta mañana, la Copresidenta del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Figen Yüksekdağ celebró una rueda de prensa en la sede del partido en relación con los atentados del ISIS sobre Kobanê. Yüksekdağ declaró que el Gobierno turco debe demostrar que no está involucrado en dichos ataques, y si no lo demuestra, será evidenciar la verdad sobre sus implicación en los mismos.  

Yüksekdağ subrayó que el Gobierno turco no ha aceptado ni el éxito electoral del HDP ni el éxito militar de las fuerzas YPG / YPJ en GIRE SIPI. La Copresidenta añadió que dichos ataques han sido planificados como un acto de venganza. 

Los apoyos documentados del gobierno turco a la organización terrorista ISIS solo demuestran la alianza entre ambos. Al gobierno turco no le causó ninguna perturbación compartir una frontera con el ISIS, pero ahora parece que sí le perturba la liberación de Gire Spi (Tal Abyad).



martes, 16 de junio de 2015

Los kurdos van ahora por la unificación de todos los cantones y el cierre de las líneas de suministro de ISIS con Turquía

Luego de perder Tal Abyad, a ISIS solo le queda un camino hacia Turquía, el paso de Jarabulus, que está entre los cantones de Afrin y los que se acaban de unificar: Kobane y Cizire (Yazira)
Los kurdos sirios asestaron la mayor derrota a ISIS
Por MANUEL MARTORELL | Publicado: 16/6/2015 para www.cuartopoder.es

Las Unidades de Defensa Popular kurdas, más conocidas por las siglas YPG, han asestado el mayor golpe que haya sufrido el Estado Islámico durante toda la guerra al arrebatarles el corredor fronterizo de Tal Abyad, su principal conexión con Turquía y por donde no solamente recibía suministros, armas y voluntarios, sino que también le servía para sacar sustanciosos beneficios con el contrabando de petróleo.

Este hecho pone igualmente en cuestión la imagen de un Estado Islámico invencible que, tras la toma de Palmyra, se había hecho con el control de “la mitad del país”, como se ha difundido en toda la prensa internacional. La realidad, sin embargo, es que, desde el mes de febrero, los yihadistas no han cesado de sufrir derrota tras derrota en esta estratégica franja fronteriza, mostrándose incapaz de detener el avance de las YPG y sus aliados árabes y cristianos.

Tras la derrota de Kobani, los yihadistas han tenido que abandonar sucesivamente la zona de Tel Hamis, en el extremo noreste del país, después la cuenca del río Khabur, donde a comienzos de año habían ocupado decenas de aldeas cristianas; a continuación,  los montes Abdulaziz y la semana pasada el nudo de carreteras de Suluk, con lo que perdía otros dos puntos de gran valor estratégico.

Por otro lado, tampoco han conseguido entrar en las ciudades de Azaz, puesto fronterizo en la región de Alepo, y Hasaka, capital de la Yazira, pese a las violentas ofensivas desencadenadas últimamente contra estas dos localidades.

Al perder Tal Abyad, la “capital” del Estado Islámico en Siria -Raqa- no solo se queda sin su principal conexión con el exterior, sino que ve cómo sus enemigos kurdos logran unir los cantones de Yazira y Kobani, creando así una poderosa plataforma de acción que amenaza ya el epicentro del movimiento yihadista.

Tal escenario ha provocado de nuevo gran consternación en el Gobierno turco y Tayip Erdogán ha vuelto a acusar a la coalición internacional de estar apoyando y fortaleciendo con sus bombardeos a “grupos terroristas”, en clara referencia a las YPG, que no niegan sus estrechos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), principal problema político en Turquía desde hace tres décadas.

Erdogán, que ha permanecido prácticamente en silencio desde su derrota electoral el 7 de junio, considera, además, que la caída de Tal Abyad supone una seria amenaza contra la seguridad nacional de Turquía. No le falta razón porque los acontecimientos políticos y militares que están ocurriendo a ambos lados de la frontera están estrechamente vinculados y suponen, en definitiva, un fortalecimiento sin precedentes de la guerrilla kurda.

En esas elecciones Erdogán vio bloqueado su proyecto de convertir a Turquía en un sistema presidencialista precisamente debido a la entrada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en la Asamblea Nacional con un total de 80 parlamentarios, quitándole así la posibilidad de contar con la mayoría suficiente para reformar la Constitución y dirigir a Turquía hacia un sistema presidencialista.

Concretamente, en esos comicios, el HDP, que Erdogán considera brazo político del PKK, se hizo con el control de la mayor parte de las provincias del sureste, con porcentajes que llegan en muchos casos hasta el 80 por ciento de los votos. Por ejemplo, justo al otro lado de la frontera siria ahora bajo control de las YPG, se encuentran las provincias de Sirnak, Mardin y Urfa, donde el HDP obtuvo ese día respectivamente el 80, 76 y 40 por ciento de los votos.

Las propias YPG vinculan las dos victorias –la política en Turquía y la militar en Siria- como un triunfo del PKK, tal y como declaró una de sus comandantes, Maryem Kobani, al conocer los resultados electorales del 7 de junio. Maryem dijo que, tras el triunfo del HDP, las Unidades de Defensa Popular debían celebrarlo avanzando hacia Tal Abyad, tal y como han hecho.

Una vez conquistada Tal Abyad, su siguiente paso es dirigirse hacia la zona de Afrin, a través de Jarabulús, último paso fronterizo del Estado Islámico con Turquía, que, desde hace semanas, se encuentra al alcance de los francotiradores kurdos, como ha informado a cuartopoder.es un militante kurdo de la zona de Kobani.

En caso de lograr ese enlace con Afrin, se lograría unificar todo el Kurdistán sirio, formando en la práctica un gobierno regional autónomo. Esta misma fuente explicó que las YPG están llamando a todas las personas que han huido de Tal Abyad hacia la frontera turca que regresen a sus hogares, a excepción de quienes durante el dominio del Estado Islámico hayan colaborado con los yihadistas.

El asunto es que la nueva situación creada da al PKK un poder regional sin precedentes, con el agravante de que el Gobierno turco, aun contando con el segundo ejército más numeroso de la OTAN, prácticamente tiene las manos atadas y no puede hacer nada.

No puede volver a tomar partido de forma abierta por el Estado Islámico porque esa fue exactamente la razón que desencadenó una verdadera insurrección popular el pasado mes de octubre cuando la ciudad de Kobani estuvo a punto de caer en manos yihadistas.

Por este motivo, en solo tres días murieron cerca de cuarenta personas en enfrentamientos con la Policía, el Ejército y con grupos partidarios del Estado Islámico, creándose un clima de guerra civil en las provincias kurdas que precisamente ahora se han volcado en votar las listas del HDP, limitándole aún más el margen de maniobra en toda esta región.

Tras el fracaso del Estado Islámico en Kobani, Erdogán aún intentó que la comunidad internacional aceptara su propuesta de crear una “franja de seguridad” controlada por el Ejército turco a lo largo de esta sensible frontera.

Para su desgracia, Estados Unidos y también Francia optaron por apoyar con sus aviones a las milicias del PKK, pese a que esta organización está catalogada por estos países y el conjunto de la Unión Europea como una organización terrorista.

Ahora, a Erdogán, sin la mayoría parlamentaria suficiente para gobernar y para hacer frente a esta delicada situación, solo le queda la posibilidad de salvar su gobierno formando un ejecutivo de “unión nacional” con uno de los dos grandes partidos de la oposición turca: el socialdemócrata Republicano del Pueblo (CHP) o los ultranacionalistas del MHP.

Ya ha comenzado las negociaciones, pero ambos partidos exigen que Erdogán pase a un segundo plano y abandone un protagonismo político que difícilmente puede aceptar. La otra opción serían unas elecciones anticipadas en las que la principal incógnita sería si el pro-kurdo HDP se puede convertir en la tercera fuerza política de Turquía, dando así una vuelta de tuerca a una situación política ya extremadamente compleja.


domingo, 14 de junio de 2015

La división en las alturas imperiales, un elemento central de la actual situación mundial

La toma de una de las colinas cercanas a Kobane por parte de YPG/YPJ, el último bastión de ISIS en esa localidad
El ascenso de las luchas de la clase trabajadora, la crisis sin retorno de la economía global y la ausencia de una burocracia capaz de frenar los procesos insurreccionales -como el stalinismo de postguerra- definen, desde nuestro punto de vista, a la actual Situación Revolucionaria Mundial.

A estos elementos hay que agregarle el quiebre en las alturas de la principal potencia imperialista, los Estados Unidos, ya que los republicanos y los demócratas están teniendo dos políticas opuestas para enfrentar la crisis, a tal punto que en Medio Oriente se ubican en bandos militares distintos.

Los republicanos de John Mc Cain están con ISIS, Arabia Saudita y el lobby sionista, mientras que los demócratas combaten, aunque limitadamente, al Estado Islámico. Algo parecido sucede en las negociaciones con Irán, que dividió a estas mismas partes entre quienes las promueven y los que las boicotean.

La visita al parlamento yanqui del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyhau, quien desde allí atacó furiosamente al presidente Obama, fue una manifestación enorme de este proceso de mega división en las alturas que debilita a los gendarmes del mundo y que por lo tanto ayuda a la revolución mundial.

Este tipo de quiebres han sido, a lo largo de la historia del Capitalismo, el caldo de cultivo dentro del cual explotaron procesos revolucionarios significativos. La Primera y Segunda Guerra - enfrentamientos militares entre las principales potencias capitalistas-  parieron las revoluciones de los bolcheviques en Rusia y la China de Mao Tse Tung.

La Revolución de Rojava no se puede entender sino dentro de ese marco, ya que en Medio Oriente se está produciendo una especie de “Tercera Guerra”, no entre potencias nacionales distintas -como alemanes e ingleses de la década del 40- sino entre facciones del imperialismo yanqui que se disputan el control de esa región estratégica.

La situación es muy compleja, pero para entenderla hace falta cierta generalización, un método que sirve para entender las razones del ataque de Arabia contra varias ciudades de Yemen o la provocación del primer ministro israelí contra Obama, luego de haber sido invitado al parlamento yanqui solo por la bancada de los republicanos.

Esto también ayuda a comprender el marco dentro del cual se han desarrollado y extendido las milicias kurdas -YPG e YPJ- que luego de triunfar en Kobane están acercándose hasta unos 50 kilómetros de la capital del “Califato” islámico en Siria, que es la ciudad de Rahqa.

¡No había manera de conquistar ese territorio, ni de triunfar en Kobane sin la “ayuda” de los aviones yanquis, cuyo poder de fuego está limitándole a ISIS la utilización de los tanques y los cañones pesados! Los/as milicianos no hicieron más que aprovecharse de esa disputa para ganar terreno.

La lucha de clases mundial continuará siendo afectada por esta división imperialista, que está provocando el surgimiento de fenómenos enormemente progresivos en las propias entrañas de los EE.UU., como la irrupción de los negros en Ferguson durante 2014 y actualmente en la ciudad de Baltimore.

Este quiebre en las alturas de los dueños del mundo afecta al Cono Sur latinoamericano y nuestro país, obligando a las camarillas burguesas a alinearse detrás de las respectivas fracciones imperiales, un alineamiento que tiene que ver con los intereses económicos que defiende cada una de ellas.

A la división imperialista debemos agregarle otro factor que multiplica las contradicciones: el desarrollo de dos potencias -China y Rusia- que han salido a disputar negocios y zonas de influencia aprovechándose de la debilidad de Estados Unidos y los países imperialistas europeos.

La izquierda debería aprovechar esta situación favorable para construirse en los lugares del mundo en donde más se están exacerbando las contradicciones, como en la región de Kurdistán, apoyando decididamente al pueblo kurdo que lucha por su liberación. Esta ubicación, que les daría a los revolucionarios una autoridad enorme, facilitaría la lucha por un programa consecuente y principista.

Las burguesías locales y el imperialismo no pueden parar a ISIS

Hace unos días el Estado Islámico se apoderó de Ramadi, capital de la provincia suniita de Al Anbar, que junto a Mosul -tercera en importancia de Iraq- y Rahqa -en Siria- son los tres pilares en que se está apoyando la ofensiva de ISIS, que continúa derrotando a las tropas de los gobiernos burgueses de esos dos países.

Las bandas fascistas ocuparon también Palmira, considerada un tesoro arqueológico de Siria. Ante estos avances arrolladores en Siria e Iraq, el gobierno francés acaba de anunciar la convocatoria a una reunión internacional para el 2 de junio en París, con el propósito de abordar "el conjunto de la situación" en la zona.

El Ministerio de Defensa iraquí informó que refuerzos del Ejército y de la milicia chiita Multitud Popular estaban arribando a la base de Al Habaniya, a unos 30 kilómetros de Ramadi. Sin embargo estos grupos, que responden a Irán, no son bien vistas por el pueblo de Al Anbar, que sufrió la opresión de la burguesía chiita durante años.

Las fuerzas burguesas de Iraq, Siria e Irán -apoyadas por un sector del imperialismo- están demostrando su total ineptitud política y moral para combatir a ISIS, todo lo contrario a lo que sucede en Rojava, donde las guerrillas de YPG e YPJ continúan haciendo retroceder a estas bandas, recuperando territorios cada vez más amplios.

Esta situación pone en evidencia que la única manera de enfrentar al fascismo es con la fuerza del pueblo organizado y que en la medida en que siga extendiéndose la guerra, las milicias del PKK pueden llegar a transformarse en una alternativa concreta de dirección para el conjunto de las masas de Medio Oriente.

Más allá de las diferencias que tenemos con la conducción de esta organización, apoyamos su lucha armada contra el fascismo y apostamos con todo a seguir impulsando esta dinámica que, objetivamente, tiene un carácter revolucionario. Lo mismo tendría que hacer el resto de las organizaciones de izquierda.

La situación de Turquía -sacudida por conflictos obreros, como los que explotaron en Fiat y Renault- y la derechización del gobierno, que lejos de apuntar hacia un acuerdo con el PKK se prepara para una confrontación militar empuja la radicalización de la lucha de clases en la región.

Esta perspectiva se combina con lo que acontece en Irán, donde el gobierno -que está tratando de aplacar la resistencia kurda- no ha hecho más que provocar su reacción. La huelga general del 14 de mayo en 15 ciudades del Kurdistán iraní, convocada para repudiar la muerte de una joven, es la expresión de vanguardia de este proceso.

La situación revolucionaria de Medio Oriente, sacudido por la guerra popular contra el fascismo, la debilidad de sus burguesías, la derrota del sionismo y el quiebre de la unidad imperialista y de sus agentes locales, ha dado un salto de calidad con la irrupción de las luchas obreras y sus métodos: los conflictos en Turquía y la huelga general que paralizó una parte de Irán.

sábado, 6 de junio de 2015

Cuarto relato de nuestra brigadista en Kurdistán: El encuentro con las comandantas... un homenaje a dos mártires

Siyaben Firat Cetin y Viyan Peyman, dos mártires de la Revolución de Rojava
El primer contacto con las comandantas de las milicias destacadas en el frente de batalla, fue con tres jóvenes. Sucedió cuando la compañera A. aprovechó que íbamos al cuartel general y pasó a saludar a tres amigas suyas, que en esos momentos descansaban después de haber sido relevadas de sus posiciones de combate.

Con poco más de treinta años estas mujeres kurdas, nacidas en tres regiones distintas, ocupadas por los estados de Irán, Turquía y Siria, lideraban las fuerzas de resistencia junto a sus compañeros. 

Desde el inicio del ataque del Estado Islámico -setiembre 2014- la mayoría de los aproximadamente 140 mil pobladores de Kobane debieron huir con lo puesto, frente al fuego de artillería pesada y de los tanques de primera tecnología.

Luchando con armas livianas y superadas en número en tres frentes, las milicias de las YPJ-YPG que comandaban estas compañeras, habían disputado la ciudad casa por casa y calle por  calle. 

Por esos días los medios de comunicación masivos anunciaban la caída inminente de Kobane, mientras que el gobierno de Turquía -principal fuerza de la OTAN en la región- abastecía al ejército del Estado Islámico y curaba a sus heridos en hospitales oficiales.

Pero la población kurda de las principales ciudades de Turquía se levantaba en masa, protagonizando una verdadera rebelión contra el gobierno de Erdogan y en apoyo a la tenaz resistencia, comparada con la que protagonizó el pueblo de Stalingrado enfrentando la invasión del ejército de Hitler, durante la Segunda Guerra Mundial.

Con esa fuerza y la determinación de defender su autogobierno -asentado en asambleas populares y comités democráticos- y con la perspectiva de lograr su liberación nacional, la emancipación de las mujeres y una sociedad igualitaria, las milicias habían logrado frenar y doblegar el avance arrollador de los yihadistas y, en esos momentos, fines de diciembre, ya controlaban el 90% del terreno.

Sin embargo, el Isis continuaba pertrechado en las afuera de Kobane, en la colina Mishtenur, desde donde mantenía el asedio, provisto de abundante material bélico. Ubicado en esa posición seguía bombardeando permanentemente y lanzando incursiones espaciadas.

Para liberar la colina se necesitaba fuego aéreo y armas pesadas. Pero las milicias carecían de dicho armamento, aunque no cejaban en su intento por tomar la guarnición mediante el empleo de distintas tácticas, armadas solamente con sus Kalashnikov. Muchas vidas se perdieron en esas tentativas.

En tanto, las fuerzas de la coalición encabezadas por los yankis, seguían declarando su supuesta disposición a combatir al ISIS. Sin embargo, durante los tres meses previos habían empleado sus aviones para arrojar poderosas bombas sobre la ciudad, pero sin dañar significativamente a las fuerzas yihadistas.

Estando allí, teniendo la oportunidad de conocer a estas mujeres admirables por la firmeza de sus convicciones, su extraordinaria combatividad y moral, me sentía una privilegiada, ya que eran y son la vanguardia de la pelea por la liberación de todas las mujeres y un ejemplo para las oprimidas y explotadas de todo el mundo. Un ejemplo que el imperialismo y sus aliados quieren aplastar.

Conservo una foto con ellas y el recuerdo imborrable de unos de los momentos más placenteros que viví en el Norte de Kurdistán: Cuando íbamos con A. para entrevistar a las comandantas generales, me explicó que antes quería pasar a saludar a unas amigas y que no demoraríamos mucho tiempo. En ese momento me contó que una de ellas era una cantante famosa.

Cuando llegamos, sin previo aviso, las tres comandantas la recibieron con gran algarabía y se levantaron para abrazarla; después me presentó a cada una de ellas.

Sentada sobre la alfombra podía observarlas y escuchar sus charlas, sin entender casi nada de lo que decían. En medio de tanta destrucción y horror por la guerra podía ver la condición humana enaltecida en esas cuatro amigas, que celebraban su encuentro con expresiones de alegría y afecto entrañable.

Diría que esa mañana estaban felices. Y así evoco sus sonrisas, sus miradas y la agradable sensación que me causaba ver el contacto cálido que sostenían, tomándose las manos.

Antes de irnos, tuve la ocasión de hablar con la cantante nacida en el Kurdistán iraní y preguntarle si sabía algo de Zeinep Celaliyan. Ella se sorprendió que conociera la situación de esta compañera presa política.

Le dije que me había conmovido con la lectura de un artículo que citaba una carta de Celaliyan, fechada en el 2011. Comentó que sabían que estaba viva, pero en muy malas condiciones y preguntó si podíamos hacer algo por ella en nuestro país. 

Ya de regreso en Buenos Aires, celebramos en el Obelisco el triunfo de Kobane (26 de enero 2015) y al poco tiempo supe que una de estas comandantes -Siyaben Firat Cetin, nacida en el Kurdistán turco- había muerto en combate, una semana antes de la victoria.

Dos meses después conocimos la noticia del fallecimiento de otra de estas camaradas, la cantante y comandante guerrillera Viyan Peyman, que murió en el campo de batalla en un pueblo del Cantón de Yazira, el 6 de abril.

El mundo debe saber que las bandas de mercenarios del ISIS son una creación de la CIA, los servicios secretos del Estado Turco y el Mosad de Israel. Y que las fuerzas del Estado Islámico, oscuras como su bandera, han sido derrotadas por milicias kurdas de mujeres que luchaban con el mismo valor que sus compañeros varones.

¡Que pena saber que estas compañeras ya no están! Sus vidas fueron arrebatadas por las garras de las bestias fascistas, alimentadas por el capital financiero internacional. Ellas, que combatieron por la humanidad, vivirán en el recuerdo de su pueblo y de quienes apoyamos su lucha por la libertad, la igualdad y el socialismo…

lunes, 20 de abril de 2015

En Kobane con las milicias de YPJ... tercera parte crónica de María Álvarez, brigadista en Kurdistán.

Continuidad de la crónica realizada por nuestra compañera María Álvarez, luego de su viaje de dos meses a Kurdistán. (Tercera parte)

La media mañana era la hora ideal para salir al patio del hospital a disfrutar de los rayos tibios del sol de invierno. Aunque por poco tiempo, ya que a las pocas horas se iría ocultando, hasta desaparecer alrededor de las tres y media de la tarde.

Estábamos sentadas con Zozan y Fatma al lado de la medianera de la parte oeste, cerca del portón. Como no se escuchaba bombardeos, sino ráfagas de artillería y disparos a lo lejos, permanecíamos distendidas.

Estábamos abocadas a la placentera costumbre de la “charasca”, que es la acción de comer semillas tostadas casi de manera adictiva, partiéndolas con los dientes. En eso estábamos cuando un murmullo de voces confusas, entre carcajadas y exclamaciones que provenían de la calle, nos llamó la atención.

En la entrada, imperturbable como siempre, el guardián del hospital seguía sentado en su silla con la  Kalashnikov y su muleta afirmada a un costado. Este hombre, de 55 años se había lesionado la cadera antes de los ataques de Isis.

Toda su familia se había refugiado en Suruc, pero él no quiso abandonar la ciudad y al no poder combatir, se ofreció para defender el hospital. Allí permanecía noche y día, cuidándonos.

Por eso, cuando vi que saludaba agitando la mano, supuse que el grupo de personas que hacían tanto bullicio pasaría de largo hacia el depósito de provisiones que estaba al lado.

Sin embargo, entre risotadas, charlando animosamente y en voz alta, quienes irrumpieron en el patio del hospital fueron solamente tres compañeras de las Unidades de Defensa de Mujeres (YPJ).

Vestidas con uniformes y cargando fusiles a la espalda entraron saludando con señas, a lo que respondimos sin levantarnos ni interrumpir la “charasca”. Una de ellas, sin dejar de sonreír se acercó a nosotras extendiendo la mano para recibir semillas, mientras las otras bajaban a la sala de atención, en el subsuelo.

Ell guardó un puñado en su bolsillo y me dirigió unas palabras que no comprendí, por lo que debieron aclararle que no era kurda, sino argentina. Entonces su sonrisa se hizo más ancha y me saludo con un: “¡Buen día!”.

Así fue que conocí a la entrañable camarada A, quien me guiaría durante el resto de mi estadía en Kobani y el viaje a Qamishlo, en el cantón de Cezire, donde compartiríamos algunas peripecias.
                                                                                                                                             
De inmediato acercó una silla y se sentó a mi lado, sumándose a la “charasca”. ¿Cuándo viniste, dónde estuviste, conocés a fulana, cuanto tiempo más te quedás, querés estar con nosotras…?

Estas fueron algunas de las cosas que alcanzó a preguntarme antes de que sus compañeras finalizaran la consulta e insistieran en irse. No obstante, acordamos que pasaría a buscarme al otro día para llevarme a las casas de las YPJ.

Y así fue: al otro día me levanté a eso de las 8 horas y ya estaba esperándome. Sabía que habíamos pasado la noche en vela porque los ataques mortíferos de Isis habían provocado tres bajas y muchos/as heridas y heridos graves.

Riéndose de mi cara de sonámbula, bromeó con que daría pena hasta a los de Daesh (Isis) y que por eso las compañeras nos esperaban con un buen desayuno, agua caliente para bañarme y lavarme la cabeza y también una cama abrigada para terminar de completar mi sueño, si es que hacía falta.

Atravesamos una parte de la ciudad destruida en un auto manejado por un miliciano y el resto del trecho de a pie por calles más o menos despejadas, llegando a una zona de casas humildes pero que se mantenían, en su mayoría, íntegras.

Charlamos durante todo el trayecto como si nos conociéramos desde siempre y como lo haríamos después, durante un viaje más prolongado. Teníamos tantas cosas para hablar y preguntar… que cuando estuvimos en la puerta, nos detuvimos sin entrar, para no cortar la conversación que veníamos sosteniendo acerca de su historia personal en el Movimiento Kurdo y el Partido de Trabajadores de Kurdistán.

La casa tenía un pequeño portón de estrada y varias habitaciones con puertas que daban a un patio grande con tres galerías cubiertas, debajo de las cuales se resguardaban plantas en grandes macetones y se extendían sogas con ropa tendida.

Entramos a una de las habitaciones donde varías compañeras, vestidas con ropa de combate, desayunando sentadas sobre la alfombra. Todas se levantaron para saludar afectuosamente, repitiendo la palabra “spass”, que significa gracias en kurdo.

La comandante Heni invitó a que nos sentáramos, nos sirvió té y ofreció para comer todo lo que estaba dispuesto sobre el mantel. Esta mujer hermosa, de 37 años, estaba a cargo de la formación ideológica de las jóvenes milicianas, algunas de las cuales se habían escapado de los campos de refugiados de Suruc, para incorporarse a las YPJ.

Ella caminaba con mucha dificultad y sufría dolores como secuelas de haber sido mal herida, tiempo atrás, en un combate con el ejército turco. Cuando nadie creía que podría sobrevivir a las terribles heridas que laceraron su cuerpo, pudo sobreponerse venciendo a la muerte.

Quizá por eso su hablar pausado, su semblante tranquilo, los gestos suaves y la mirada luminosa, que transmitían el optimismo que sólo poseen quienes tienen la fuerza de voluntad que proviene de su amor por la vida.

Esa fue parte de la respuesta que dio cuando le pregunté por qué estaba en Kobani: “para luchar por la revolución, porque las kurdas y los kurdos amamos la vida, ellos (por Daesh) tienen las armas de primera tecnología, nosotras… el amor a la vida”.
  
Una compañera que había dejado a sus tres hijos pequeños con parientes en Suruç,  porque decidió alistarse junto con su marido en las filas de combatientes, agregó que  luchaban contra hombres que violaban y vendían mujeres que estaban siendo apoyados por las principales naciones capitalistas… “no luchamos solamente por nosotras mismas, sino por las mujeres y niñas de todo el mundo”.

A su lado, asentía con la cabeza la menor de todas, que con apenas 13 años ya había perdido a la mayoría de los integrantes de su familia y se había escapado de la misma ciudad para sumarse a la resistencia contra el Estado Islámico.

Mientras no dejaba de insistir que tenía derecho a pelear en el frente, la comandante me contaba que ella realizaba las tareas asignadas con suma responsabilidad. Lo comprobé después, al verla limpiar fusiles con gesto hosco y serio.

Observándola junto a las demás jóvenes que instruía, no pude evitar que me embargara una mezcla de sentimientos de respeto, ternura y tristeza por el incierto destino que tendrían en la guerra.

Otra de las chicas de 19 años me mostró fotos de su celular: su padre, uno de sus hermanos y su novio, que eran mártires, quienes “murieron por la libertad de nuestro pueblo...”

Después de decirme que ellas se “suicidarían antes de caer prisioneras y ser esclavas”, sin ningún ánimo de reproche me preguntó: “¿Por qué el mundo ignoró durante tanto tiempo la lucha de las mujeres kurdas?”.

En respuesta se hizo un espacio de silencio, que rompió la comandante retomando la palabra para afirmar que las kurdas tenían claro que su papel en la resistencia de Kobane era fundamental y que el mundo lo estaba comprobando, aunque sin entender que justamente por ser mujeres, kurdas y pobres su lucha iba va más allá del ejército turco y el Estado Islámico.

“Nuestras milicias luchan por la libertad, la igualdad y el derecho a existir como pueblo, peleamos por nuestra emancipación como mujeres y en defensa de la revolución social que estamos haciendo”

Más tarde, al retomar la charla después del almuerzo, ellas pidieron que les contara la situación de las mujeres en Argentina. Les dije que las trabajadoras y pobres también sufríamos una situación de opresión extrema, donde mueren centenares de mujeres cada año por feminicidios.

Agregué, que la violencia doméstica, sexual y simbólica, el abuso de poder, la humillación y la falta de derechos, formaban parte de nuestra vida cotidiana y que por todo esto había un movimiento de resistencia.

Ellas escucharon atentamente mi relato, moviendo la cabeza en señal de fastidio, identificándose con el mismo dolor. Yo estaba convencida de que teníamos mucho que aprender de estas mujeres y de la revolución que estaban protagonizando.

Algo de suerte y la decisión de las comandantas me ayudarían a pasar algunas jornadas más con las YPJ y llegar a conocer Qamishlo, una ciudad en la cual había un cartel de bienvenida anunciando el ingreso a la “ Revolución de Rojava, la Revolución de las Mujeres” …   


domingo, 12 de abril de 2015

El pacto 5+1 de Obama, el imperialismo europeo, China, Rusia e Irán va en camino al fracaso...

Las victorias de las milicias kurdas marcan el camino de la revolución
La situación mundial es revolucionaria

Lo que está aconteciendo al norte de Siria -Rojava, donde el pueblo kurdo ha comenzado a construir su autogobierno, apoyándose en las milicias y las asambleas populares- es la “punta del iceberg” de un proceso revolucionario que comenzó con la “Primavera Árabe” y que continúa cruzando Medio Oriente. 

Los presidentes europeos, de EE.UU., China y Rusia sacaron la misma conclusión, razón por la cual jugaron todas sus fichas a la concreción del pacto 5+1 con Irán, con el propósito de apoyarse en el régimen iraní, el más fuerte de la región, para que los ayude a estabilizarla, garantizando el saqueo de los recursos naturales por parte de los monopolios.

Sin embargo, la situación general de la lucha de clases conspira contra este acuerdo, que ya ha provocado más problemas que soluciones. Como lo hubiese el fundador de nuestra corriente, Nahuel Moreno, el imperialismo terminó actuando como el “bombero loco”, que en vez de tirarle agua al incendio trata de apagarlo con nafta de alto octanaje.

Las “relaciones carnales” de Obama con Irán aceleraron la división del imperialismo, cuyas principales fracciones sostienen dos políticas diferentes para enfrentar el ascenso revolucionario y la crisis de Medio Oriente. Esta ruptura en las “alturas imperiales” ha trastocado los vínculos con los antiguos aliados estratégicos de EE.UU.: Israel y Arabia Saudí.

Obama quiere usar a los burócratas del estado iraní para suplir con ellos el papel que antes cumplía la burocracia stalinista de la ex URSS, traicionando revoluciones y garantizando la existencia y el normal desarrollo del sistema capitalista mundial.

Sin embargo los ayatollahs no cuentan con el poder y la autoridad política que tenían los viejos comunistas, lo que significa que el camino de la estabilización estará plagado de grandes enfrentamientos y contradicciones, como está ocurriendo en Siria, Irak, Yemen y el conjunto de Medio Oriente. 

La división en el seno del imperialismo y entre sus viejos aliados favorece la irrupción del moviendo de masas, ya que los trabajadores y los pueblos deben enfrentarse con un enemigo débil, que además carece de un mando unificado… ¡Situaciones como esta han sido el caldo de cultivo de grandes revoluciones proletarias!

De acá en adelante habrá más conflictos, como en Yemen, donde las masas insurreccionadas y los houties -chiitas cercanos a Irán- están siendo bombardeados por los enemigos del pacto Obama, 5+1 e Irán: la coalición de países liderada por Arabia Saudita y Egipto, apoyada tras los bastidores por Israel y Turquía.

Ese marco general puede empujar a la resistencia kurda a transformarse en una alternativa de dirección del conjunto de las masas, a pesar de que su conducción tiene una línea de conciliación de clases y de no confrontación con los estados capitalistas de Turquía, Irán, Irak y Siria.

La política, críticas, propuestas, relaciones y campañas de los revolucionarios debe apuntalar esta perspectiva, empalmando para eso con las alas más izquierdistas del proceso revolucionario, que son las mujeres, la juventud y los sectores más plebeyos de la población.

La división imperialista en Medio Oriente y la exacerbación de su crisis impactarán cada vez más en la situación de la lucha de clases mundial, facilitando y promoviendo luchas cada vez más ofensivas y radicalizadas de las clases trabajadoras y los pueblos, como sucede en México, Ucrania y otras regiones del planeta.

Es que las situaciones revolucionarias no se desarrollan solamente cuando las masas pelean duro, sino cuando el ascenso de estas empalma con períodos importantes de “crisis y divisiones en las alturas”, como sucedió en Rusia del 17 o en las revoluciones china, vietnamita o cubana.

Solo cuando se combinan estos elementos surgen las condiciones para el desarrollo de los organismos de doble poder -o soviéticos- cuya existencia facilita la construcción de direcciones revolucionarias que impulsen la toma del poder por parte del proletariado y sus aliados.

La situación de Medio Oriente y el fracaso del imperialismo para llevar adelante sus planes no hace más que ratificar la presencia de una “Situación Revolucionaria” inédita. Los revolucionarios debemos prepararnos para este tipo de situaciones en nuestro continente, donde los combates de los proletariados de Brasil y Argentina  jugarán un papel central.

Encuentro entre Erdogan y Rouhani... en sintonía con la política contrarrevolucionaria de Obama

Luego de la firma del Pacto 5+1 e Irán, se reunieron los presidentes de Irán y Turquía para ponerse en sintonía con los dictados del imperialismo, que trata de unificar fuerzas en contra de la revolución.
El martes 7 de abril se realizó en el palacio Saadabad de Teherán un encuentro entre dos jefes de estado “enemigos”, el presidente de Turquía -Erdogan- y el de Irán -Rouhani-, cuyos gobiernos apoyan bandos opuestos en los conflictos más duros que están teniendo lugar en Medio Oriente. 

El gobierno turco ha jugado un papel central en el armado del Estado Islámico y de sectores del “Ejército Libre de Siria”, que combaten a las fuerzas de Bashar Al Assad, mientras que las milicias proiraníes de Hezbollah están peleando codo a codo con las fuerzas armadas de Bashar Al Assad.

Algo parecido sucede en Yemen, donde Turquía apoya a la “Coalición” de países petroleros que bombardean el territorio de ese país para derrotar un proceso insurreccional en curso y a los rebeldes chiitas -houties-, que cuentan con el apoyo del régimen de los ayatollahs iraníes.

Más allá de que ambos presidentes se hayan referido a estos conflictos, intentando mediar o ganar terreno, la verdadera razón del encuentro entre Rouhani y Erdogan fue ponerse en sintonía con el Pacto que vienen de firmar los integrantes del Grupo 5+1 con Teherán, cuyo objetivo no es otro que el de “estabilizar” Medio Oriente para mantener los negocios de los monopolios petroleros.

Las burguesías de estos dos países están de acuerdo en implementar esta política, que en los hechos pasa por aplastar a las masas insurrectas y los conflictos obreros, populares o nacionales que está cuestionando el manejo de sus respectivos estados y negocios. En ese sentido, tanto Irán como Turquía, tienen un problema en común: la insurgencia kurda liderada por el PKK.

Por esa razón no es casualidad que a pocos días del Pacto Obama e Irán y de la reunión Erdogan Rouhani el ejército turco haya emprendido una feroz ofensiva contra la guerrilla del PKK en la provincia de Ağrı, cerca de la frontera iraní, asesinando a cinco combatientes kurdos de esa organización, hirieron a varios y apresaron a otros.

El motivo de esta escalada militar ha sido -de acuerdo a versiones del gobierno turco- “impedir la presión de la guerrilla para obligar a los pobladores a votar a los candidatos apoyados por el PKK en las próximas elecciones presidenciales de junio…” ¡Una provocación en regla al servicio de preparar y justificar una ofensiva mayor en contra del conjunto de las organizaciones kurdas!

Es que después del triunfo de las YPG e YPJ en Kobane, tras semanas de asedio por parte del Estado Islámico, la influencia  del PKK ha ganado un enorme terreno dentro de los territorios de Turquía, Siria, Irak e Irán, transformándose en una verdadera amenaza para sus respectivas burguesías y para el imperialismo que las sostiene.

Los gobiernos de Medio Oriente, EE.UU., China, Rusia y Europa continuarán disputándose espacios de poder en esa región a través de guerras y todo tipo de conflictos. Sin embargo Obama los está tratando de unificar para que emprendan una tarea en común, la de hacer retroceder el proceso revolucionario que tiene su epicentro en Rojava y que continúa ganando simpatía entre las masas.

Los revolucionarios tenemos que hacer lo mismo, aunque al revés. Más allá de las diferencias que podamos tener con el PKK y sus aliados, debemos solidarizarnos de manera unificada con las acciones que sus milicias están llevando adelante en territorio sirio, turco, iraquí e iraní, defendiéndolos de los ataques militares de cada uno de los estados de estos países.


sábado, 11 de abril de 2015

Obama y Castro contra la revolución.

Los acuerdos de Obama con Cuba e Irán
Reedición de dos notas escritas varias semanas atrás en nuestro periódico, El Trabajador.

Los yankys están enfrentando un contexto mundial de crisis, luchas e insurrecciones sin aliados capaces de traicionar eficientemente las luchas, como fueron los dirigentes de los partidos comunistas oficiales, que reventaron desde adentro infinidad de revoluciones.

Por eso, mientras arman intervenciones militares y bandas fascistas, están cerrando acuerdos con dos sectores que aún cuentan con cierto prestigio entre la vanguardia y las masas para desviar las luchas: el castrismo y los chiitas de Irán.

A los primeros los necesita para cerrar el proceso que se abrió con las autodefensas mexicanas y amenaza con extenderse por todo el continente americano, mientras que a los otros para echarle agua al incendio más grande de todos: el de Medio Oriente, que tiene a su vanguardia al pueblo kurdo. 

“Aún fresca su victoria en la reelección de 2012, el presidente Barack Obama convocó a sus principales asesores y les pidió que “pensaran en grande” sobre una agenda para su segundo mandato, incluyendo las posibilidades de conversaciones con viejos enemigos de Estados Unidos, como Irán y Cuba.” (Clarín, 21/12/14)

“Dos años más tarde, después de una diplomacia secreta y minuciosa en pistas separadas, aunque sorprendentemente similares, los esfuerzos con Teherán y La Habana están en pleno apogeo.” (Clarín, 21/12/14)

Los iraníes, que están negociando un acuerdo nuclear con los yankys, están abriendo su economía al ingreso de capitales imperialistas, facilitándoles la instalación de “zonas francas” a través de las cuales podrán saquear los recursos sin controles e impuestos. 

EE.UU. les retribuyó estas concesiones cediéndoles la conducción, en los hechos, del gobierno de Irak, lugar en donde los generales iraníes ya están al frente de las tropas que combaten contra el Estado Islámico.

Desde CS defenderemos a Cuba, Irán y otros países coloniales de cualquier ataque militar de Estados Unidos u otros imperialismos, pero nunca en nombre de la defensa del carácter “socialista” o “antiimperialista” de estos estados y, mucho menos de sus direcciones contrarrevolucionarias. 

Mientras tanto incentivaremos la lucha por la construcción de verdaderas revoluciones que expropien a la burguesía y construyan el Socialismo en esos países, como parte de la Revolución Internacional que se necesita para terminar con esta crisis capitalista terminal.

Obama y Castro contra la Revolución

Obama anunció “el fin de una política hacia Cuba, que es obsoleta y ha fracasado…” Horas antes de su discurso Cuba liberó a Alan Gross, detenido por espionaje y la Casa Blanca a 3 cubanos que permanecían encarcelados desde 1998.

No dejamos de alegrarnos por la liberación de los cubanos injustamente presos en EE.UU., pero opinamos que el acuerdo no es progresivo, tanto desde el punto de vista económico como en sus aspectos más políticos.

De aquí en más se profundizará el dominio de las multinacionales en la isla, que hace rato cayó en las garras del capitalismo, ya que dejó de existir el monopolio estatal del comercio exterior y la planificación centralizada.

 “Dentro de la comunidad emigrada existe una normalización en curso desde hace muchos años: Envían remesas, viajan a la isla, buscan negocios en la isla.” (Deutsche Welle, diario alemán del 19/12)

Lo mismo sucede para muchos empresarios yanquis, que venían reclamándole a Obama por no poder competir con europeos y asiáticos. ¡Mientras tanto las acciones de las empresas instaladas en Cuba se dispararon debido a lo anunciado por los presidentes de Cuba y EE.UU.!

Por esto el presidente de la Cámara de Comercio yanky -Thomas Donohue- que recientemente visitó la isla, dijo que “la comunidad empresarial de EE.UU. le daba la bienvenida al anuncio”.

Existen datos que ratifican el curso capitalista de la economía cubana, por ejemplo la “Ley de Inversiones Extranjeras” de 1995, que creó "empresas mixtas", administradas por el capital extranjero, que comenzaron con el turismo y se ampliaron a productos farmacéuticos y petróleo.

También se eliminó el monopolio estatal del comercio exterior, ya que las empresas estatales y las mixtas están en condiciones de negociar libremente sus exportaciones e importaciones. En ese marco el dólar se transformó, en los hechos, en la moneda efectiva de Cuba.

Se privatizó la producción y comercialización de caña de azúcar mediante "unidades básicas de producción cooperativa" -80% del área cultivada- cuyos miembros no tienen la propiedad de la tierra, pero sí la capacidad de repartirse las ganancias. En 1994, comenzaron a funcionar los "mercados agropecuarios libres" con precios determinados por el mercado.

A partir de estas medidas la economía dejó de funcionar alrededor de la planificación estatal y pasó a hacerlo -aunque de modo distorsionado y contradictoria con el “relato” oficial- alrededor de las leyes de la ganancia y el mercado.

Numerosas empresas, especialmente españolas, italianas y canadienses tienen a la cúpula castrista como socia de sus negocios, que les garantiza una alta tasa de rentabilidad. Los funcionarios, a su vez, se enriquecen junto a ellas a través de su participación en las empresas estatales y mixtas.

La aprobación, este año -por parte Asamblea Nacional de Cuba- de una legislación que libera el ingreso de capitales extranjeros, dándole facilidades impositivas y garantías legales, confirma esto.

Algunas de las ventajas ofrecidas por la legislación: Se exime a las compañías extranjeras del impuesto sobre utilidades durante ocho años. Después comenzarán a pagar una tasa de 15 %, pero serán liberadas del pago si reinvierten sus ganancias.

La ley garantiza “plena protección y seguridad al inversionista, que no podrá ser expropiado, salvo por motivos de utilidad pública o interés social”, mediante indemnización.

Junto a esto, Raúl Castro está abriendo una enorme “zona franca” en el puerto de Mariel, financiada por el gobierno brasileño con un costo de 1.000 millones de dólares para desarrollar la ruta comercial entre Asia y EE.UU.

Como la otra cara de este plan, continúan deteriorándose las conquistas de la revolución en salud, educación, empleo, libreta de suministros; y produciéndose el despido de cientos de miles de empleados estatales, condenados a sobrevivir como cuentapropistas.

En Cuba hace falta una Revolución verdaderamente Socialista, que apoyándose en nuevos organismos democráticos de la clase trabajadora, expropie a los capitalistas, distribuya equitativamente las riquezas, liquide los privilegios de la burocracia y continúe la enseñanza principal del: ¡Extendiendo la Revolución internacionalmente!

Volver a página principal

miércoles, 8 de abril de 2015

Tres semanas en Kurdistán

En un campo de refugiados yazidies, cerca de la ciudad de Diyarbakir -Amed para el pueblo kurdo-
Por Juan Carlos Beica

Algunas conclusiones de mi viaje, como integrante de Convergencia Socialista y el Comité por Kurdistán de Buenos Aires -junto a compañeros brasileros del MRS y el Comité de Porto Alegre- a Kurdistán, entre el 13 de marzo y el 3 de abril de 2015.

Los veinte días que pasé Kurdistán han sido más que suficientes para ratificar algunas de las conclusiones realizadas por mi compañera María Álvarez, que además de haber recorrido -durante noviembre y diciembre de 2014- diferentes ciudades y campos de refugiados kurdos, trabajó como brigadista sanitaria en el hospital de Kobane los días anteriores a su liberación.

En ese sentido, más allá de las diferencias y críticas que tengo con ciertas políticas y orientaciones del PKK y sus organizaciones hermanas, este viaje me ha servido para reafirmar la necesidad de redoblar el apoyo a la lucha del pueblo kurdo contra el fascismo, representado por las bandas del Estado Islámico, que están siendo apoyadas por Turquía y un sector del imperialismo.

¡Es que si ellos y ellas triunfan, constituirá una victoria de todos los que luchan por la defensa de los derechos humanos y las libertades democráticas, por lo tanto una derrota de los regímenes más reaccionarios! El retroceso del fascismo repercutirá en todo Medio Oriente, abriéndoles una luz de esperanza a los pueblos de esta región, que verán a las milicias de YPG e YPJ como un ejemplo de lucha y una alternativa de dirección.  

Regreso con renovadas fuerzas para contar la experiencia del Newroz… ¡Millones de kurdos y kurdas agitando sus canciones y consignas reivindicativas, demostrando que son un pueblo vivo y en pie de lucha! Esto lo pude constatar en las situaciones más difíciles, como las que sufren los miles de refugiados en Suruc o aquellos que habiendo regresado a Kobane están haciendo esfuerzos sobrehumanos para reconstruir la ciudad.

Ya dentro de Kobane -destruida en un 85% de su superficie- estos intrépidos pobladores me insistieron una y mil veces que necesitaban, como el agua, la apertura de un “corredor humanitario” que les permitiera recibir víveres, medicamentos, materiales de construcción y otros insumos. ¡El estado turco, demostrando de qué lado del mostrador se ubica, mantiene un bloque durísimo que impide el transporte de cualquier tipo de suministros!

Con esta misma firmeza los milicianos y milicianas de YPG e YPJ que entrevisté en uno de los frentes de batalla, me pidieron que mantengamos viva la solidaridad internacional, porque aunque no cuenten con mejores armas que los fascistas, tienen, al menos por ahora, la herramienta más poderosa de todas: el apoyo de millones a lo largo y a lo ancho del planeta.

Esta solidaridad internacional, sumada un heroísmo prodigioso, les ha permitido recuperar la ciudad y los alrededores de Kobane, transformándola en el “Stalingrado del Siglo XXI”, además de seguir empujando al ejército del Estado Islámico hacia el Este y el Oeste, intentando unir los tres cantones que constituyen la región de Rojava.

Estas tres semanas que viví junto a mis compañeros del Movimiento Revolucionario Socialista de Brasil, en Amed, Mardin, Midyad, Suruc, Urfa, Kobane y el frente de batalla me sirvieron mucho para sacar conclusiones, precisar caracterizaciones, hacer contactos y recoger informaciones que ayudarán a fortalecer la organización de las tareas de apoyo al pueblo kurdo.

Pero también, y fundamentalmente, constituyeron un antes y un después en mi vida militante, que ya lleva más de 41 años. ¡Pude constatar, en vivo y en directo, la existencia de un proceso revolucionario, que de consolidarse y extenderse hacia otras regiones del Medio Oriente puede llegar a transformar el futuro de toda la humanidad… lo que no es poca cosa!  

lunes, 6 de abril de 2015

El acuerdo 5+1 e Irán: ¡Un pacto contrarrevolucionario!

El grupo “5+1”, integrado por representantes del imperialismo Yanky, Alemania, Inglaterra, Rusia, China y Francia, acaba de firmar un trabajoso acuerdo con Irán, relacionado al desarrollo nuclear de ese país.

De acuerdo al mismo, las grandes potencias mundiales bloquearon cualquier posibilidad de que el régimen iraní fabrique bombas atómicas. Sin embargo, esta cuestión -que no deja de ser importante- no tiene nada que ver con los objetivos verdaderos del pacto.

La pretención de Obama y de sus aliados pasaba por conseguir los servicios de las autoridades chiitas, de manera de contar con un socio confiable y con la suficiente autoridad como para “estabilizar” esa región al servicio de los monopolios imperialistas.

Es que la derrota del ejército sionista en la Franja de Gaza dejó herido de muerte al tradicional gendarme ankys, que no podrá ser reemplazado por los turcos, egipcios o árabes, que no cuentan con el prestigio y poder de los ayatollahs iraníes.

En función de esa estrategia Irán le terminó abriendo las puertas de su país al saqueo de los monopolios imperialistas -otorgándoles la concesión de “zonas francas” en varios puertos fronterizos- mientras que los yankys le cedieron a Teherán el control del gobierno y del ejército de Irak.

Como consecuencia de estos entendimientos la guerra contra ISIS en territorio irakí está siendo liderada por generales iraníes, que tienen a su mando a decenas de miles de “guardianes de la revolución” y miembros de Hezbollah, provenientes de Irán.

Sin embargo, este pacto reaccionario lejos de “estabilizar” la situación, no ha hecho más que abrir nuevos y más profundos enfrentamientos entre las camarillas burguesas de Medio Oriente y el propio imperialismo.

La dramática situación de Yemen adelanta, de manera elocuente, esta perspectiva. Sus ciudades están siendo atacadas por una coalición de países petroleros enemigos del acuerdo con Irán, liderados por Arabia Saudita, como Emiratos Árabes, Qatar, Jordania y Sudán.

El “Custodio de las dos Mezquitas Sagradas” -como se hace llamar el rey Saudí- salió con todo a encabezar los bombardeos que están destruyendo los barrios populares de las principales ciudades yemenitas, excusándose en la supuesta presencia de milicianos iraníes de Hezbollah.

Esto es una gran mentira, ya que más allá de la importante influencia chiita sobre la etnia Houti -que tomó poder en un par de ciudades- el objetivo de la coalición no es más que aplastar el proceso insurreccional que explotó en el país más pobre de la península arábiga.

Los bombardeos están siendo apoyados por Israel, Turquía, Egipto, Paquistán y el Partido Republicano yanky. Todos estos, además de enemigos de las masas insurrectas yemeníes, están en contra del pacto “5+1-Irán”, porque les resta poder e influencia en Medio Oriente.

Obama, sus aliados europeos, el sionismo, las burguesías árabes -chiitas y suniitas-, el gobierno turco, Bashar Al Assad, el régimen iraní, las bandas del Estado Islámico y Al Qaeda coinciden en la necesidad de aplastar las luchas e insurrecciones que explotaron en Medio Oriente luego de la denominada la Primera Árabe.

Sin embargo, todos estos se están peleando entre sí, tirándose muertos hacia un lado y el otro de las distintas fronteras, una circunstancia que favorece al movimiento de masas, ya que enfrenta a un enemigo débil y sin un mando unificado. 

Esta situación de “crisis en las alturas” ya ha permitido triunfos importantes, como el que obtuvieron las milicias de YPG e YPJ contra las tropas del Estado Islámico, desalojándolas de la ciudad heroica de Kobane, en la frontera de Siria y Turquía.

Esto también fortalece a las milicias revolucionarias y progresistas que están peleando contra distintos enemigos al mismo tiempo, como los palestinos del campo de refugiados de Yarmouk, que combaten a las tropas de Bashar, ISIS y Al Qaeda.

Los revolucionarios debemos solidarizarnos con los palestinos de Yarmouk, los kurdos de Rojava, los yazidies de Shengal y todos los sectores obreros y populares que combaten a los regímenes reaccionarios y a las bandas contrarrevolucionarias jihadistas.

En ese sentido, desde nuestra Corriente Revolucionaria Internacional -CS y MRS de Brasil- estamos impulsando una campaña de apoyo a los compañeros y compañeras de YPG e YPJ del Kurdistán, porque están jugando un papel destacadísimo en la lucha contra el fascismo.

Desde esa ubicación hacemos un llamado a fortalecer los distintos comités de solidaridad con el pueblo de Kurdistán y a poner en pie, al mismo tiempo, una campaña solidaria con los compañeros y compañeras palestinos/as de Yarmouk (Ver declaración específica)

Fuera las tropas del Estados Islámico y Bashar Al Assad del campo de refugiados palestino de Yarmouk en Damasco

Solidaridad con los palestinos que resisten la invasión

A pesar de que hace meses que los palestinos del campo de refugiados de Yarmouk sufren el bloqueo y los ataques del régimen dictatorial sirio de Bashar Al Assad, están luchando heroicamente para contener la invasión de las tropas del Ejército Islámico y el Frente Al Nusra o Al Qaeda.

Prácticamente sin alimentos ni medicamentos, debido al asedio al que los tiene sometidos Bashar al Assad desde hace año y medio, los compañeros y compañeras pelean palmo a palmo para evitar ser masacrados por las bandas fascistas “islámicas” organizadas por el estado sionista, Turquía y Estados Unidos.

Desde Convergencia Socialista y la Corriente Revolucionaria Internacional que conformamos con el MRS de Brasil, llamamos a organizar la más amplia solidaridad internacional para que el campo de refugiados de Yarmouk no caiga en manos de ISIS y compañía, que van allí para perpetrar otra masacre, como la que cometieron contra el pueblo yazidí y otras etnias.

A continuación reproducimos COMUNICADO DE LA RED DE ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL PALESTINA DE SIRIA

Estimados amigos y colegas, a la luz de los últimos acontecimientos en el campo de Al Yarmouk durante los últimos dos días, activistas palestinos de dentro y fuera de Al Yarmouk han emitido la declaración urgente que sigue a continuación. Difúndela y actúa! Gracias por su cooperación por adelantado:

La destrucción de la intelectualidad palestina, el patrimonio cultural y político en Siria, se ha prolongado por más de cuatro años, en particular en Al-Yarmouk, el mayor campo de refugiados palestinos de Siria. Lo que una vez fue el hogar de alrededor de 150.000 palestinos, fue evacuado en gran medida, sólo unos 20.000 palestinos permanecen atrapados en el campamento de Yarmouk hoy.

Yarmouk ha estado bajo asedio durante más de tres años por el gobierno sirio. El asedio brutal ha reducido el campo de refugiados una vez floreciente, a una prisión desesperada. Además, Jabhat al Nusra ha acosado a grandes sectores del campo de refugiados que controla.

El 1 de abril de 2015, ISIS entró en el campo de refugiados a través de HajrilAswad, ya sea con la complicidad o la aceptación tácita de Jabhat al Nusra. ISIS se embarcó en una ofensiva de gran éxito antes de ser forzado a retirarse por las fuerzas de oposición palestinas en el campo. Al día siguiente, ISIS se comprometió a una segunda ofensiva en la que parece que han logrado en gran medida hacerse cargo de la mayor parte del campamento.

Como palestinos, queremos destacar el fracaso de todos los responsables de prevenir y tratar las calamidades de larga duración en Yarmouk que han dado lugar a este último desastre:

1. La Autoridad Palestina / Organización de Liberación de Palestina, las facciones palestinas y otras entidades políticas palestinas por su falta de intervención en la masacre de su pueblo en Siria

2. UNRWA y otras entidades internacionales por su fracaso en intervenir o ayudar a aquellos más fuertemente afectados en cualquier manera significativa.
3. El gobierno sirio por su incapacidad para proteger a los palestinos de Siria y por ser el principal culpable detrás del asedio brutal de Yarmouk.

Pedimos a la comunidad internacional que aumente la ayuda humanitaria a los palestinos de Siria durante esta última tragedia que ha visitado Yarmouk. También imploro a todos los palestinos, en Palestina y la diáspora, y a todos los órganos políticos palestinos que estén con sus hermanos y hermanas palestinos en Siria y trabajen en pro de la prevención de otra masacre de nuestro pueblo.
  
INFORMACIONES SOBRE LO QUE ESTÁ PASANDO EN YARMOUK CAMPO Y LA ENTRADA DE ESTADO ISLÁMICO

Desde hace dos días entró ISIS (o Estado Islámico) a Yarmuk (campo de refugiados palestinos) para atacarlo y conquistarlo. Quien facilitó el camino para que entrasen fue el frente d Al Nusra (Al-qaida).

ISIS conquistó gran parte del Yarmuk Campo, aproximadamente el 70% del territorio. La resistencia contra ISIS dentro del Yarmuk Campo es la Brigada Palestina (Aknaf de Jerusalén), que está luchando en dos frentes a la vez; en el norte contra el ejército del Assad y en el sur contra ISIS.

Los últimos acontecimientos:

ISIS detuvo, en los barrios que conquistó dentro del Yarmuk, casi 75 personas (dos chicas entre ellas), y robó los alimentos que encontró dentro de las casas de los ciudadanos de estos barrios.

Hubo más de 3 batallas entre la brigada palestina y ISIS, cayendo tres mártires de la brigada palestina y más de 40 muertos de ISIS.

Esta tarde se han juntado jóvenes palestinos procedentes de los campos de los refugiados palestinos de Damasco y entraron a Yarmuk para unirse en la lucha con la Brigada Palestina.

Horas atrás la Brigada Palestina ha anunciado el principio de la batalla para liberar los barrios que ha conquistado ISIS, y en estos momentos los fuertes enfrentamientos entre los palestinos contra ISIS no se han acabado. Los luchadores palestinos dentro del Yarmuk anunciaban hoy que esta batalla acabará en la victoria o en la muerte.

Respecto a la situación humana dentro del Yarmuk Campo, hay muchas personas heridas a causa de los bombardeos de ambos lados (el ejército del Assad y ISIS), y ahora mismo no hay dentro del Yarmuk ni comida ni medicinas. Por este motivo los ciudadanos han hecho muchos llamamientos a todo el que pueda ayudar para sacar a los ciudadanos.